142. Lepenski Vir

No tan mediático como el descubrimiento de la Tumba de Tutankhamon, del que hablaba en el post anterior, pero igual de importante desde el punto de vista de la investigación arqueológica, es el yacimiento de Lepenski Vir. ¿Nos damos un paseo por allí?

 

Lepenski Vir

 

Sólo el emplazamiento de este yacimiento bien merece una visita, ya que se encuentra a orillas del Danubio, en Serbia, muy cerca del espectacular paisaje de las Puertas de Hierro, el punto más estrecho y al mismo tiempo más profundo que este río tiene a lo largo de su recorrido. Sin embargo, el poblado no se encuentra en su lugar original. Al igual que ocurrió con otros monumentos emblemáticos, como el famoso Templo de Abu Simbel en Egipto, ante la construcción de una presa en el río y la amenaza de destrucción del yacimiento, lo trasladaron cuidadosamente a un nuevo emplazamiento, en el año 1971, varios metros más arriba.

Sin embargo, este traslado no implicó el movimiento de grandes estructuras, ya que Lepenski Vir es un yacimiento prehistórico que no cuenta con una arquitectura monumental. Las dos fases del poblado se corresponden, respectivamente, con el Mesolítico (desde el X al IX milenio a. C.) y el Neolítico inicial (VI milenio a. C.). Esto hace que sea un lugar clave para el entendimiento de la Prehistoria europea, ya que se centra en la transición del mundo Paleolítico de cazadores recolectores al comienzo de una economía productora, a través de la agricultura y la ganadería.
Lepenski Vir tiene otros elementos, más allá de su improtancia cronológica y cultural, que hacen de él un lugar excepcional. Primero, sus viviendas: aunque construidas en materiales perecederos, los arqueólogos pudieron identificar su planta y estructura, que responde a una peculiar forma trapezoidal. Son las huellas de estas cabañas lo que el visitante ve hoy en día cuando accede al yacimiento, cubierto por una gran estrucutra protectora. Curiosamente el poblado mesolítico y neolítico se encontraba justo enfrente de una inmesa montaña por cuya cúspide, de forma trapezoidal, asomaba el sol determinados días al año. ¿Son las casas de Lepenski Vir una imitación a la forma de esta montaña, que probablemente tenía carácter sagrado?

Hay otro elemento del yacimiento serbio que ha llamado poderosamente la atención a los arqueólogos y que no deja indiferente al visitante. Provenientes de los niveles mesolíticos, se ha encontrado una magnífica colección de escultura que, con trazos esquemáticos, que a veces rozan el arte abstracto, representan unas enigmáticas figuras humanas con rasgos de pez. Es muy difícil interpretar el valor y uso de estos retratos, que aparecen en el interior de las viviendas, ya que en esta época estamos lejos de contar con testimonios escritos que nos ayuden a interpretar su función. Algunos de ellos están colocados a la entrada de las viviendas como si fueran sus guardianes. Pero lo que parece evidente es el carácter simbólico y religioso de estos extraños seres que desaparecen en los niveles neolíticos, cuando una nueva cultura aparece asociada a las nuevas prácticas económicas.

 

¿Y a ti qué te sugieren estos peculiares seres?

 

5 Comments

Responder a Unknown Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s